miércoles, 28 de mayo de 2008

Bajo el castillo

Se alzó con las energías que le quedaban, y miró hacia el cielo. La cabeza todavía le daba vueltas y se sentía aturdido. La verdad es que no sabía cómo había llegado hasta allí, ni donde estaba exactamente, así que intentó tranquilizarse para contestar esas preguntas tan importantes. Lo último que recordaba era que estaba en casa, tranquilo, relajado... y que se despertó allí, en mitad de un bosque que podría estar en cualquier parte.

Algo más consciente, se llevó la mano al bolsillo de sus pantalones, pero no había tal. Tan sólo llevaba lo puesto, y la verdad es que no era mucho. Sus pantalones eran de una fina tela que no le proporcionaba demasiado resguardo. Pensando en que tampoco sabía qué hora era, decidió buscar un refugio para cuando cayera la noche, y después, buscaría algún elemento que le indicara dónde estaba. Avanzó por el trémulo bosque a medida que oscurecía, con la preocupación de si encontraría o no un buen lugar para pasar la noche.

Hacía varias horas que había oscurecido completamente, y sólo se escuchaba el ulular de los búhos cercanos. En parte eso tranquilizaba al joven, ya que el monótono sonido provocaba un efecto relajante en él. A mitad de la noche aproximadamente, el joven se levanto sudoroso, sobresaltado. Se había quedado dormido cerca de un gran árbol y había tenido una pesadilla, algo le había seguido y estaba a punto de abalanzarse sobre él. Con esta angustia, decidió salir de ese lugar y buscar un lugar de difícil acceso, para poder defenderse, por si acaso la pesadilla quería jugar con él y hacerse realidad. El miedo hacía que sus sienes estuvieran a punto de explotar, pero la verdad es que nunca había estado tan concentrado, era plenamente consciente de todo cuanto pasaba a su alrededor, y hubiera sido capaz de ver moverse a una mosca en aquella impenetrable oscuridad. Pasó la noche alerta, sin descansar más que lo poco que había dormido.

Los primeros rayos de sol inundaban el bosque, como si se tratara de un pequeño compartimento estanco que estuviera llenándose de agua. El desorientado joven decidió que tenía que seguir, y lograr salir de aquel tétrico bosque antes de volverse loco. Estuvo dando vueltas por el bosque (de una manera bastante literal) durante mucho, mucho tiempo. De repente cayó en la cuenta de que no había comido nada, pero no tenía hambre. Se sorprendió, porque llevaría cerca de 15 horas sin tomar alimento alguno, y no había perdido energía. Resolvió conseguir un par de frutas (si es que conseguía encontrar alguna en aquel bosque), de manera que si tenía necesidad, pudiera comer algo. La verdad es que, como tampoco tenía dónde transportar la fruta, no podría coger mucha cantidad. Siguió buscando durante un tiempo, y finalmente llegó a un extraño claro. Más que un claro, parecía como si algo hubiera hecho desaparecer los árboles de la zona, era un cambio demasiado brusco, demasiado artificial.

Éste cambio no le proporcionaba seguridad, de hecho, estaba mucho más alerta que en el bosque. Se sentía desprotegido, sin tener el abrigo de los árboles alrededor suyo. Era incapaz de ver el final del claro, pero veía los árboles a ambos lados, como si se tratara de un larguísimo pasillo. Siguió adelante, movido más por la curiosidad que por otra cosa. Cada paso que daba, le costaba más que el anterior, y no sabía por qué. Era como si el aire fuera más denso, y la gravedad le oprimiera contra el suelo, no imaginaba qué pasaba, pero pesaba más que antes. Finalmente, tras un arduo y cansado recorrido, arribó a un extraño castillo, flanqueado por siete torres de fría piedra, majestuosas y tétricas a un tiempo. Decidió investigar antes de adentrarse en los laberínticos pasillos del castillo.

Las torres eran demasiado altas, y bien podían estar habitadas, al menos tres de ellas, pues tenían unos albos manteles colgando del vano superior. Decidió guardar las distancias, de momento. Mientras seguía rodeando la inmensa edificación, llegó al lado opuesto del claro. Allí, a los pies del castillo, había una pequeña caseta de madera, sólida. El joven resolvió entrar en ella, para estudiar un poco más las torres y el castillo antes de dar un paso en falso.

Una vez dentro, se percató que realmente no era una casa, parecía más bien un simple almacén. Tras inspeccionarlo más a fondo, descubrió una trampilla en el suelo, que daba lugar a una escalera que bajaba bastante en el suelo. Se adentró en la oscuridad... (Continuará)

2 comentarios:

sandra dijo...

Cuándo va a continuar esto??Quiero más y llevo 1 mes esperando :D

Anónimo dijo...

¬¬ xq narices lo dejastes
primero de todo me da curiosidad saber como ha llegado hasta alli y como es q no esta cansado aun XD
es como si fuera un sueño *.*